DIOS SE PREOCUPA DE NOSOTROS

El mundo moderno en su afán de evadirse de Dios, en su afán de alejar la mirada reprochadora de Dios, ha afirmado que Dios no se preocupa de nosotros… El mundo acepta que sí existe… pero se tranquiliza pensando que Dios está muy lejos, y que es muy grande para que piense en nosotros.  Sin embargo, no es así... Dios se preocupa de nosotros… Está profundamente interesado por el rumbo que le damos a la vida.

DIOSNOSPROTEJE

 

¡Se preocupa hasta el amor! Él nos ama. Esta es la revelación cristiana: que un Dios vivo ama al hombre… ¡Nos ama!       Sabiendo muy bien lo que somos… conociendo nuestra intimidad y nuestra horrenda miseria.

Y ese amor de Dios llega hasta los celos. Dios es un Dios celoso. Esta expresión choca al hombre mundano y es desvirtuada por él, siendo interpretada como una metáfora. Pero no; ella es una realidad, es una manera concreta de traducir el rechazo de Dios a aceptar en nosotros el olvido de Él, o una división en la adoración que le es debida sólo a Él.

Dios toma en serio nuestro amor.  Esto es una afirmación extraordinaria.  Dios da una gran importancia a que nosotros lo amemos. ¡Dios toma en serio nuestro amor!

¡Hermanos! Nuestra vida, nuestra vida sin amor de Dios, despreocupada de Él, ocupada en ridiculeces que creemos de mucha importancia… ¡Política, placeres, riquezas, amores y odios! Nuestra vida llena de pecado delante de un Dios que nos ama, que nos cela. ¿Qué debemos hacer? ¿Seguir así? ¿Dándole las espaldas al amor de Dios vivo? ¿O abrir el corazón y dejar que la gracia haga brotar el amor y la santidad y la renovación?

 

 

Search